Enamorarse de Lisboa, de sus calles, de sus luces, de sus sombras, de su gente, de su historia es así de fácil, una ciudad entre el encanto y el caos.

 

_mg_4445_mg_4464_mg_4484_mg_4584_mg_4512_mg_4601

 

Anuncios