Mimi5859_pp

Quisiera acampañar estas fotografías con un poema de Carlos Gargallo,

LA MUJER RUBIA Y ALTA.

La mujer rubia y alta

blandía la sonrisa
en los horizontes perdidos.
Era campo de estrellas,
ración de universo.
La mujer rubia y alta,
cantaba en mis primaveras
que solo fueron una,
más allá de todo aquello,
dos partes de corazón
                            en un mismo pecho.
La mujer,
que era mucho más mujer
que yo o cualquiera, hombre,
besaba como la diosa del Sol,
como el Sol, cálida, intima, brasa.
La mujer rubia y alta
lo seguirá siendo en mí para siempre.
…Y yo,
           tan inmensamente pequeño.
Carlos Gargallo (c)

Mimi5850_ppMimi5852_pp

Mimi, una modelo de Sant Cugat del Vallés, realizamos este reportaje en los Bunkers del Carmel,  Barcelona.

mimi5857Mimi5866_ppmimi5871_pp

 

 

Anuncios