Me encanta pasear por la ciudad, perderme entre los transeúntes, observar lo que para muchas personas pasa desapercibido. Esas caras, esas personas totalmente anónimas, captar sus pensamientos, sus vivencias.

Es una sensación extraña, es como robarles el alma, cada imagen transmite a quien la mira una historia diferente, pero al fin y al cabo una historia, quizás ninguna sea la verdadera, es el encanto de la fotografía, el saber que me puedo inventar su vida, sus sentimientos, etc.

Aquí voy a mostrar una serie de retratos totalmente espontáneos, fotografías que son tomadas un día cualquiera, en cualquier lugar.

 

Retrato Dragan_MG_4249_MG_4276_MG_4280_MG_4283

 

Juanka Casas.

Anuncios